Viajes de buceo que te sentarán como tu equipo recién estrenado y no como un “wetsuit” de alquiler a final de temporada

Un viaje de buceo debe ser a medida o no es. Y esto es lo vas encontrar aquí

¿Por qué te digo esto?

Lee con atención que viene por que es posible que te identifiques con ello

Dos buceadores del mismo club, que solían bucear juntos durante casi todo el año con sus respectivas parejas, decidieron hacer un viaje de buceo. Hacía un par de años desde el último y tenían “mono”.

Solo sabían que tenían ganas de ir lejos y meterse en agua más bien calentita.

Ambos eran buceadores avanzados, hacía muchos años que lo practicaban y siempre estaban pensado en la próxima inmersión.

Cuando no trabajaban, se dedicaban a bucear.

Querían hacer ese viaje juntos, y buscando fechas disponibles se dieron cuenta que sus vacaciones no coincidían, por lo que muy a su pesar tuvieron que organizar el viaje por separado. 

Acabaron viajando al mismo destino, pero en fechas distintas.

Al cabo de un tiempo, al regresar, se volvieron a ver en una de sus salidas de club. 

Comentaron la experiencia y ambos coincidían que habían tenido unas inmersiones espectaculares, que el buceo había sido una maravilla.

Pero más allá del buceo, sus experiencias fueron radicalmente distintas.

Uno de ellos no paró de tener problemas.  Le cancelaron un vuelo pocas semanas antes de salir y estuvo dos días para poder contactar con la aerolínea y encontrar un vuelo alternativo. Pensaba que se quedaba sin vacaciones.

Al llegar a destino de madrugada, en un aeropuerto en la otra punta del mundo, la persona que les debía venir a recoger no estaba y no tenían forma de contactar con nadie para llegar al hotel. Tuvieron que tomar un taxi con temor a no saber dónde se metían.

El resort de buceo no estaba mal, “era muy bonito en las fotos. Pero solo en las fotos”. Eso es lo que se limitó a comentar.

En cambio para el otro buceador, su sensación fue de como que todo había sido un paseo, sencillamente se dedicó a disfrutar de unas merecidas vacaciones después de un duro año de trabajo.

Es cierto que tuvo algún cambio con los vuelos antes de salir también, pero lo soluciono de manera fácil y rápida. Sin estrés.

A la llegada a destino había una persona que le esperaba justo a la salida de la recogida de equipajes del aeropuerto. Les ayudó con las maletas y fue muy amable con ellos.

El resort al que fueron, una maravilla. Una atención que ni siquiera tuvieron la sensación de estar tan lejos de casa.

Todo fue incluso mejor de lo esperado

La diferencia

¿Te has preguntado qué marcó la diferencia en estos dos viajes?

No es que uno tuviera más suerte que el otro.

Ni que uno fuera más espabilado o tuviera más experiencia viajando.

Ni tan siquiera que uno sea de esos que se queja por todo y al otro le de igual cualquier cosa.

No es nada de eso.

La diferencia viene por saber decidir en qué manos ponían la organización de su viaje de buceo.

El primero, por ahorrarse unos pocos euros, perdió horas (de trabajo y de cervezas con amigos) buscando el lugar más barato, gestionando la cancelación de su vuelo y perdió también algún pelo de la cabeza pensando que sus vacaciones se iban al traste por no saber como resolverlo.

El segundo simplemente me contó su idea, me explicó el tipo de viaje que estaba buscando e hicimos un “wetsuit” a medida listo para estrenar, solo para ellos. Si tenía cualquier duda me la preguntaba a mi. Y si había algún imprevisto, lo solucionaba yo. 

¿De verdad puede ser más sencillo?

Dejar de complicarse la vida solo consiste en poner cada cosa en las manos adecuadas.

Y un viaje de buceo es demasiado importante para dejarlo en manos incorrectas.

Por eso, cuéntame aquí qué te apetece hacer y vemos de qué manera puedo ayudarte

¿Quieres más detalles?

  • No te líes con la reserva, yo me encargo de hablar con quien tenga que hablar para que puedas llegar a tu destino.

  • Reservaremos las mejores combinaciones de vuelos adecuadas a tu presupuesto.

  • Y todo el tiempo que te vas a ahorrar ¿eres capaz de cuantificarlo? Para que quedarte hasta medianoche buscando vuelos, operadores de buceo y demás cuando lo puedo hacer por ti. Dedícate a concentrar tus energías en disfrutar del viaje.

  • Además con un solo pago tienes la reserva de todo. Nada vuelos por aquí, hoteles, por allá, seguros por no sé donde. Un pago, un servicio completo. Y ya está.

  • Acierta de una vez por todas con el destino y la época. Ten en cuenta que pocos destinos son adecuados para todo el año. Ahí es bueno poner la lupa de vez en cuando.

  • Si hay un cambio en los vuelos antes de la salida del viaje, yo me encargo de gestionar la incidencia. No hay nada que cause más estrés que un mensaje de la aerolínea escrito en cuneiforme.

  • Tú me dices el presupuesto que tienes, y si te puedo ayudar, creamos un viaje a medida de ello.

  • En destino, nada centros de buceo del primo del amigo que me dijo, que me recomendó… solo centros de buceo y barcos excelentes. Si me tienen que proporcionar aire bajo el agua en la otra punta del mundo, que al menos sea de fiar.

  • No te voy a reservar cutreces ni aunque me lo pidas. Decían las abuelas que lo barato sale caro, y cuánta razón tenían.

  • Que tienes dudas, me preguntas.

  • Que necesitas un contacto de apoyo durante el viaje, tendrás mi contacto y también los de los operadores en destino.

  • Que no se que responder a tu duda, me informo y te respondo.

  • Que encuentras algo más barato. Tómalo si crees que será mejor.

Así qué ¿podré despreocuparme de todo el proceso de reserva del viaje?

Sí, lo único que vas a tener que hacer es elegir el destino y las fechas. Todo lo demás corre de mi cuenta.

¿Con qué destinos puedo ayudarte?

¿Será posiblemente el mejor viaje de buceo que hagas?

Pues no lo se, ni te lo puedo garantizar, de lo contrario sería poco honesto. De hecho siempre hay algo mejor que nos espera en el horizonte, así es la vida.

Eso lo sabe cualquiera que viaje.

Pero lo que es seguro es que no hay nadie mejor que tú para decidir.

 

Preguntas frecuentes

Si realmente necesitas un viaje de buceo a tu medida, no hace falta. Hablamos primero y te lo preparo solo para ti después. No antes.

Sí. Todos los datos en los enlaces al pie de página y en los presupuestos que te mande y contrato de viaje.

Un viaje de buceo no es un viaje para todos los bolsillos, eso ya lo sabemos. Y aquí no vas a encontrar una excepción. Tampoco vas encontrar ofertas ni de Black Friday, ni Cyber Monday, ni Happy Ending, DEMA o CHEMA. Si buscas un viaje a precio, es muy respetable, pero no es el público al que van dirigidos. Lo que te propongo va más allá de todo esto.

Con el tiempo suficiente si no quieres quedarte sin plazas y para que el precio de los billetes de avión se vuelvan ridículamente caros.

Por ahora solo mediante transferencia bancaria.

En el presupuesto que te envío tendrás detallados los plazos así como el método de pago. Pero suelen ser en la mayoría de los casos en dos pagos. Uno para garantizar la reserva y el otro X tiempo antes de la salida (nunca menos de un mes).

Una vez hemos hablado y me has contado lo que estás buscando, hacemos un primer esquema de viaje y si te encaja, entonces te preparo de manera individualizada todo el itinerario con fotos, detalles, método de pago, plazos, etc…

Será un documento que podrás ver online así como en pdf.

Entonces se hace el primer pago tal como se indica en el presupuesto y a partir de ahí hago las reservas en función de lo acordado.

¿Es una buena inversión?

Es un viaje de buceo. Tú dirás.

Cuéntame aquí como te puedo ayudar